viernes, agosto 11, 2006

FILMOTECA JUGONA: "BASKET MUSIC (THE FISH THAT SAVED PITTSBURGH)"


Director: Gilbert Moses.
Intérpretes: Julius Erving, Meadowlark Lemon, Jonathan Winters, James Bond III, Stockard Channing.
Special guest stars: Kareem Abdul-Jabbar, Norm Nixon, Connie Hawkins, Don Chaney, Chris Ford, Spencer Haywood, Bob Lanier, Cedric "Cornbread" Maxwell...
Nacionalidad: EE.UU., 1979.
Duración: 103 minutos.
Rareza donde las haya, he aquí la única película donde intervino el gran Dr. J. Calificada con un generosísimo noveno puesto en el top 10 ad hoc de MSN Entertainment, la verdad es que el filme derrocha cutrez y camp lentejuelero por todos sus poros, pero tiene un encanto innegable, así como la oportunidad de contemplar en acción a los cracks arriba citados y de ser, posiblemente, la única pieza de cine "astrológico-deportivo" de la historia (a no ser que rueden el biopic del entrenador de la selección franchute de fútbol). Atentos al argumento: un chaval de 14 años (papel interpretado por el repelente James Bond III) decide, ante la horrible marcha de los Pittsburgh Python, consultar a una astróloga (la gran Stockard Channing, siempre con el imaginario parche en el ojo de "Smoke" en nuestra memoria), que da con el quid: el desbarajuste zodiacal de sus componentes. Solución: formar un equipo de piscis, aprovechando que la estrella Moses Guthrie (Erving, claro) es de tal signo. El equipo en sí es de traca, con un reverendo (encarnado por el Globettroter Meadowlark Lemon), un indio, dos gemelos, un dj sarasa, un escuchimizado estibador irlandés (o así) y otros pintas a lo Village People. Y como las conjunciones planetarias no mienten, los Python (rebautizados como Piscis, claro) ganan hasta al Tato, proclamándose campeonísimos gracias a una canasta final de... ¡lo adivinasteis! el gran Julius.
Además de su disco-glam banda sonora, lo mejor de este dislate es asistir a uno de los más brutales desfiles de anti-uniformes jamás vistos. Si el del equipo de Nueva York (sucedánea aberración del de los Sonic) es espantoso, el de Los Ángeles (morado nazareno y desteñido), ni te cuento. Pero la palma se la lleva el de los Piscis, con un pescado brillante en el pecho y un tejido estilo Caballeros del Zodíaco (muy propio) aterrador. Tal feismo se amplía a las canchas, pintarrajeadas malamente y con un tablero estilo drag-queen que tira para atrás. También el bueno de Erving se marcha unos cuantos mates majetes, sobre todo uno en el último partido botándolo contra el tablero en plan McGrady, pero con la majestuosidad que le caracteriza, y hasta tiene una secuencia romántico-playground escalofriante. Lo dicho, una perla cultivada que, como curiosidad, adquirí en una casposa tienda de discos al precio de un eurito y cuya edición en castellano demuestra la incompetencia de los distribuidores: su carátula y contraportada muestran imágenes de la final del 85 Lakers-Celtics, pasando olímpicamente de cualquier escena de la peli de marras. Manda huevos. Se recomiendo ver con el sonido bajito porque la música es tan chirriante como el doblaje de Erving. Y al parecer, hasta tiene club de fans que claman por una edición especial en DVD. Hay gente pa tó.
Lo dicho, amigos. Buen fin de semana y, de postre, una recomendación musical: "Highway Companion", lo nuevo de Tom Petty. Una delicia para paladares roqueros, curtidos y sofisticados como los nuestros.

7 comentarios:

Wilt Chamberlain dijo...

Jopé Julius, tal y como la pones cualquiera se decide a verla... está bien conocer las pocas películas de baloncesto que haya, haber si proximamente pones más y si puede ser que sea un poco mejores, jeje.

¿Has visto el nuevo look de Steve Nash? Sabía que tarde o temprano se iba a rapar el pelo al cero porque el tio estaba calvo, pero ahora tiene un aspecto un tanto horripilante.

Hablando de películas, os propongo para la semana que viene un post história-anecdóta que parece el guión de una película. Una aventura que vivió hace muchos años un equipo importante de la NBA. De momento, para el finde os dejo otro post de la saga ¿Sabías qué...

true wolf dijo...

Gran look el de Steve Nash. Realmente es sorprendente, aunque la verdad es que un jugador de baloncesto con el pelo largo no termina de convencerme.

A ver que sorpresa nos trae Wilt, de momento yo sigo con mi "saga" de artículos diarios de franquícias, hoy tocan los Hawks.

Julius Bird dijo...

Hola amigos, hombre la peli tiene su encanto antropológico, pero a ver si esta semana analizo sesudamente alguna un poco mejor, que haberlas haylas. Sobre Nash, ha acertado con el rape. Las greñas estilo algas eran de vergüenza ajena. Y así se regenera el pelo, sí señor. Con la pinta de buen chico que tenía en su primera etapa en Phoenix. Para mí que ha sido una apuesta etílica con el alemán, ja, ja...

Julius Bird dijo...

¡Aleluya! ¡He conseguido poner links en el blog! Soy un fiera, ni el Almirante Robinson de Pitagorín, je, je...

ChocolateSexy dijo...

Eins profesor Bird, asi que empieza la pretemporada. Un saludo para todos...
!!E-QUI-PO!!

Wilt Chamberlain dijo...

Jajaja, no conozco a nadie que aplique los epítetos con tanta gracia: "encanto antropológico; greñas estilo algas eran de vergüenza y así se regenera el pelo, sí señor;: apuesta etílica con el alemán"; jajaja.

jordicine dijo...

Holas, jugón. Con tu permiso te acabo de 'robar' el póster e 'Basket Music'. Yo también soy 'juntaletras' y tengo pasión por el cine y por el baloncesto. La 'peli' es floja, pero marcó mi juventud. La he visto mil veces.

Tengo un blog de cine (jordicine.blogspot.com) y es la última que he visto. Buscaba el cartel y, por suerte, he caído en tus redes. Mira si me gusta Julius Erwing que cuando dejé de jugar al baloncesto más o menos en serio (Cacaolat Granollers)fundé un equipo que se llamó 'Fundación Dr. J'. Ya ves. Si quieres pasar por mi blog, invitado estás, colega.