miércoles, agosto 16, 2006

TROTANDO QUE ES GERUNDIO






Ah, los locuelos malabaristas de Harlem. Y no me refiero a Skip to my Lou o True Warrior (fetén alias de Ron Artest) desde el trigo verde del Rucker. Los Globetrotters, amigos. Ese ex mejor equipo del mundo (ganaron a varios campeones de la NBA en los 50 y 60) cumplirá 80 primaveras el año que viene. Y para adelantarnos a la efemérides, ahí van algunos carteles de sus años mozos, llenos de arte, cachondeo, nostalgia y negritud naif. Un homenaje a los que por muchas décadas fueron los auténticos embajadores del basket por todo el mundo, y unos precursores de la alegría de vivir con un balón en la mano, aparte de escuela para numerosos cracks como Wilt o Connie Hawkins, que siempre recordaba cómo le vacilaban los tipos. Que a veces no viene mal algo de circo.


Por cierto, ¿qué demonios pintarían junto a Scooby-Doo? Y no me vale que Hanna-Barbera tenía los derechos, igual que los de otros deportistas y celebridades. Sorpresas te da la vida.

6 comentarios:

Wilt Chamberlain dijo...

No, pero los dibijos de Scooby Doo y los de los Globetrotters eran por separado. Jajaja, nunca olvidaré los doblajes en sudamericano de los dibujos de la Barbera.

Claro julius, los Globies eran el equipo que tenía a los mejores jugadores cuando en la NBA eran todos blancos. Los Lakers de Mikan perdieron dos veces frente a ellos, qué vergüenza. Chamberlain jugó en los Trotter porque cobraba una barbaridad de diferencia con respecto a lo que cobraría en la NBA. Es que el judío ese tenía mucha pasta (era de esos empresarios malos de película de James Bond).

Julius Bird dijo...

Estos judíos... así le va ahora a Hollywood. Muy cierto, Wilt. Por cierto, el otro día estuve buscando cosillas sobre Rucker Park y El Ganso y me topé con una ristra de mitos y leyendas deliciosos. Así que los reproduzco por las buenas, que como la web era argentina, no creo que venga ningún pibe a denunciarme por plagio, ja, ja:
"Las hazañas más recordadas

Muy necesitado de dinero, sus hazañas venían precedidas por miserables apuestas que debía ganar para poder llevarse algo a la boca. A los presentes de mayor solvencia no les importaba perder dinero con tal de ver con sus propios ojos aquellas cosas que se contaban al otro lado del barrio.
Una moneda de 25 centavos era el premio habitual. De un salto, Manigault la colocaba sobre el canto superior del tablero a 3,05 del suelo para luego volar con el balón en una mano, apresar con la otra la recompensa, y volcar balón y moneda en el aro. Aquella misma hazaña ya había sido precedida por otro rey de la calle pocos años atrás en Long Island: Jackie Jackson. Pero Manigault medía quince centímetros menos. Y es que el salto de Earl, nunca medido con precisión, probablemente alcanzara los 132 centímetros en vertical, algo superior al récord guinness Spud Webb.
En una ocasión, alguien del público le ofreció a Manigault un premio de 60 dólares si conseguía 20 volcadas de espaldas en aquel partido. The Goat aceptó y logró repetirlo hasta 36 veces, todas de forma consecutiva.
Más grave que la pérdida de un Picasso, puede ser el hecho de que no exista un solo video de Manigault en acción, cosa bastante concebible en el hábitat donde discurrió su historia. Compañeros de batalla de Manigault fueron bestias del tipo Joe El Manco Lewis, a quien le faltaba un brazo y nunca una pistola en sus pantalones, Joe Hammond, quien rechazó una oferta de los Lakers alegando que ganaba el triple traficando con heroína, o Herman Helicóptero Knowings, de quien se cuenta la quimera de que en una ocasión le señalaron “tres segundos” mientras estaba en el aire".

Wilt Chamberlain dijo...

Claro julius, pero no hace falta que visites una web argentina para encontrar esta misma anécdota y otras, en ACB.Com hay un señorito llamdo Gonzalo Vázquez que es una enciclopedia de la NBA. Abajo de todo de acb.com hay una sección denomidada colecciones acb.com que es una gozada, muy recomendable.

Julius Bird dijo...

¿Pero a que no pone "volcadas",je,je? Gracias por la recomendación, amigo.

true wolf dijo...

Yo de pequeño asistí a una exhibicion de los trotters en Barcelona. Salí por la tele y todo, aunque por aquel entonces no valorava debidamente aquel equipo. A ver si rescato el video y cuento algo del partido en alguna ocasion.

Julius Bird dijo...

¿Pero salías haciendo malabares, je, je? Ya estás rescatando ese documento impresionante. Yo solo fui al circo de Torrebruno de tierno infante...